Qué ver en Spoleto en un día – Umbría

Spoleto es uno de los pueblos más bellos que visitar en la región Umbría, pueden visitarlo en un día, aunque les recomiendo dedicar algunos días más para visitar las ciudades cercanas.

En este post veremos: Qué ver en Spoleto en un día, las principales atracciones.

Spoleto es una antigua colonia romana, más tarde ostrogoda y lombarda, ciudad medieval disputada entre güelfos y gibelinos, centro cultural renacentista, la historia de Spoleto ha dejado un patrimonio arquitectónico y artístico muy rico en el corazón de un espléndido contexto naturalista. Spoleto, que se eleva en la colina de Sant’Elia, dominada por la Rocca Albornoziana, y al pie de Monteluco, está de hecho rodeada de bosques, aguas y las exuberantes colinas de la Valnerina. Es una de las ciudades más bellas que visitar en la región Umbría, ideal si aman las bellezas naturales y la historia.

Aquí tienes una selección de los principales lugares y monumentos que no debes perderte en Spoleto en un día, moviéndote a pie (afrontando un poco de subida), descubriendo incluso los rincones menos frecuentados y perdiéndote en callejones y patios, o utilizando la red funcional de alfombras y escaleras mecánicas. Desde los estacionamientos, el perímetro a la ciudad conduce a la Rocca, con posibilidad de paradas intermedias en los lugares de interés.

Las murallas medievales de la ciudad, están muy bien conservadas y algunos restos de las fortificaciones prerromanas más antiguas (“murallas ciclópeas”, visibles en via Leoncilli), marcan el contorno del centro histórico en la parte baja de Spoleto. La Torre dell’Olio di Porta Fuga permaneció para atestiguar uno de los sistemas defensivos medievales más efectivos: desde su cumbre, el aceite hirviendo descendian sobre quienes intentaban el asedio.

Justo al lado de las murallas comienza una de las posibles rutas a pie que permite llegar a los principales testimonios históricos y artísticos: tomar Viale Giacomo Matteotti, que da al Museo Arqueológico (abierto toda la semana de 8.30 a 19.30), suiengo al Teatro Romano del siglo I. a. c., utilizado para conciertos y espectáculos.

Siguiendo por la elegante Casa Romana del siglo I d.C. (perteneció a Flavia Vespasia Polla, madre del emperador Vespasiano) y continuar por via Arco di Druso, donde se conserva el arco romano homónimo del 23 d.C., erigido a lo largo de la Via Flaminia.

Siguiendo por la Piazza del Mercato y via Fontesecca, caminando sobre adoquines entre edificios antiguos, que a menudo albergan tiendas, tabernas y restaurantes típicos, la ruta conduce rápidamente a la Basílica de Sant’Eufemia del siglo XII (un raro caso italiano de una iglesia románica con galerías de mujeres).

Via Aurelio Saffi nos lleva al Palazzo Comunale, que data del 1200, sede de la pinacoteca de la ciudad, e inmediatamente al lado se abre la amplia escalinata cuesta abajo que conduce a la espléndida Piazza del Duomo con su Catedral de Santa Maria Assunta, flanqueada por la Iglesia de Santa Maria della Manna d’Oro y el Teatro Caio Melisso del siglo XVII. Construida en 1067 sobre los restos de una iglesia del siglo IX, la catedral alberga frescos de Pinturicchio y Filippo Lippi.

Continuamos en via Gattaponi y rápidamente nos encontramos al comienzo del ascenso a la Rocca Albornoziana (aquí también se puede optar por las escaleras mecánicas), símbolo de la ciudad, una fortificación del siglo XV encargada por el Papa Inocencio VI, para magnificar el poder. de la Iglesia que regresa a Roma después del exilio de Aviñón. Bordeada por altos muros perimetrales con seis torres cuadradas (entre ellas la «sala de la pinta», pintada al fresco con obras del siglo XV), en el interior de la fortaleza se encuentra el patio de honor, con el Museo Nacional del Ducado y un espacio para exposiciones, conciertos. y conferencias, y el Patio de Armas, con un teatro al aire libre.

El impresionante Ponte delle Torri, que nos recibió al llegar a Spoleto, conecta la histórica ciudad con Monteluco. El puente, de 230 metros de largo y 82 de alto, fue construido probablemente entre los siglos XIII y XIV sobre las ruinas de una construcción romana. Transitable, permite unas vistas impresionantes (para quienes no sufren de vértigo).
Más allá del puente, se abre el “bosque sagrado” de Monteluco, lugar de ermitas franciscanas (también pasa la Vía Francigena) y de carácter envolvente. El importantísimo patrimonio forestal, que conserva numerosas encinas centenarias, ofrece diversas rutas de senderismo.

No se puede perder, dentro o fuera de la ciudad, fuera de las murallas, una visita a la Basílica de San Salvatore, una iglesia paleocristiana y luego lombarda, patrimonio de la Unesco desde 2011.

Si te ha gustado este artículo ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *