Cortona que ver en 15 imprescindibles

Cortona, una encantadora ciudad toscana enclavada en las colinas de la provincia de Arezzo, es un destino imprescindible para quienes visitan la región. Con una rica historia que se remonta a la época etrusca, Cortona es el lugar perfecto para sumergirse en la belleza y la cultura italiana.

Entre los mejores destinos que ver en Toscana.

Qué ver en Cortona en 15 imprescindibles

En este artículo, exploraremos las maravillas de Cortona, desde sus monumentos históricos hasta sus museos fascinantes, y compartiremos nuestras recomendaciones para vivir al máximo la experiencia en esta pintoresca ciudad.

Dónde alojarse en Cortona: Mejores Zonas y Hoteles

Y, por si fuera poco, también te contaremos cómo el encanto de Cortona ha sido inmortalizado en algunas de las películas más famosas, como «Bajo el sol de la Toscana».

La visita a Cortona no estaría completa sin un recorrido por sus principales atracciones, que incluyen la Catedral de Cortona, la Basílica de Santa Margherita y el Museo Diocesano, donde podrás admirar obras maestras del arte religioso. Además, no puedes dejar de visitar la Fortezza del Girifalco y el Eremo delle Celle, que ofrecen una ventana a la vida religiosa y militar de la región. La ciudad también es famosa por su conexión con el cine, ya que fue el escenario de la exitosa película «Bajo el sol de la Toscana» protagonizada por Diane Lane, que cuenta la historia de una escritora estadounidense que se muda a la Toscana en busca de un nuevo comienzo.

Cortona no solo ofrece una gran cantidad de tesoros culturales, sino también una gran variedad de actividades para disfrutar del auténtico estilo de vida italiano. Pasea por sus sinuosas calles empedradas y detente en sus encantadoras plazas, como la Piazza della Repubblica y la Piazza Signorelli, donde encontrarás una gran cantidad de tiendas, restaurantes y bares en los que degustar la deliciosa gastronomía local. Por último, no olvides visitar las bodegas de los alrededores para degustar los excelentes vinos toscanos y aprender más sobre la rica tradición vinícola de la región.

Cortona ofrece una experiencia inolvidable para todos los sentidos, desde la belleza de sus paisajes hasta la riqueza de su historia y la delicia de sus sabores.

No esperes más para descubrir por ti mismo todo lo que esta joya toscana tiene para ofrecer.

1.- La Catedral de Cortona

La Catedral de Cortona, también conocida como Duomo di Cortona, es una de las atracciones históricas más destacadas de esta encantadora ciudad de la Toscana. Situada en la Piazza del Duomo, en el corazón del casco antiguo, esta iglesia de estilo románico-gótico fue construida entre los siglos XI y XII, aunque ha experimentado varias modificaciones a lo largo de los siglos.

En su interior, los visitantes pueden admirar impresionantes obras de arte, como la «Anunciación» de Fra Angelico y «La Deposición» de Pietro da Cortona. También se pueden apreciar las elegantes columnas y arcos de mármol que componen la estructura de la catedral, así como los hermosos frescos y vidrieras que decoran sus paredes. La catedral cuenta con un ambiente sereno y espiritual, ideal para la reflexión y la oración.

La entrada a la Catedral de Cortona es gratuita, y sus horarios de apertura son de martes a domingo, de 10:00 a 13:00 horas y de 15:00 a 18:00 horas. Los lunes, la catedral permanece cerrada al público. Para llegar a la catedral, se puede caminar por las estrechas calles adoquinadas del centro histórico de Cortona, disfrutando del encanto y la atmósfera de esta pintoresca ciudad toscana. La catedral está a poca distancia a pie de otros lugares de interés, como el Museo Diocesano, el MAEC y la Piazza della Repubblica.

2.- La Iglesia de San Francisco

La Iglesia de San Francesco en Cortona es un destacado lugar de interés histórico y religioso en esta hermosa ciudad toscana. Ubicada cerca del centro histórico, la iglesia fue construida en el siglo XIII y ha sido modificada en varias ocasiones a lo largo de los años. Su fachada simple de estilo gótico esconde un interior ricamente decorado y lleno de historia.

La Iglesia de San Francesco es especialmente conocida por albergar la Capilla del Rosario, donde se encuentra una impresionante serie de frescos del siglo XVII que ilustran los misterios del rosario. También se pueden admirar numerosas pinturas de artistas locales, así como un retablo de mármol de la escuela de Andrea della Robbia. La iglesia es un lugar de paz y tranquilidad, donde los visitantes pueden reflexionar y conectarse con la historia religiosa de la región.

La entrada a la Iglesia de San Francesco es gratuita. El horario de apertura suele ser diario desde las 9:00 hasta las 12:00 horas y desde las 15:00 hasta las 18:00 horas, aunque puede variar en función de eventos religiosos y festivos. Para visitar la iglesia, se puede caminar por las estrechas calles del casco antiguo de Cortona, disfrutando del ambiente típico de las ciudades toscanas. La Iglesia de San Francesco está cerca de otros lugares de interés, como el Museo Diocesano, la Catedral y el Palazzo Casali.

3.- La Plaza de la República

La Piazza della Repubblica es el corazón de Cortona, una pintoresca ciudad en la región de la Toscana. Esta encantadora plaza, rodeada de edificios históricos, ha sido el centro de la vida social y política de la ciudad desde tiempos romanos. La Piazza della Repubblica es el lugar perfecto para sumergirse en el ambiente relajado y auténtico de Cortona, disfrutar de un café en una de las terrazas al aire libre o simplemente pasear y admirar la arquitectura.

La plaza está rodeada por importantes edificios, como el Palazzo Comunale, que data del siglo XIII y alberga el ayuntamiento, y el Palazzo del Capitano del Popolo, un imponente palacio renacentista. La Piazza della Repubblica también es el punto de partida para explorar las estrechas calles y callejones de Cortona, repletos de tiendas de artesanía local, boutiques y restaurantes que sirven deliciosa comida toscana. No hay horarios ni precios para visitar la plaza, ya que es un espacio público abierto a todos en cualquier momento.

Para visitar la Piazza della Repubblica en Cortona, lo mejor es llegar a pie, ya que la plaza se encuentra en el centro histórico, donde las calles son estrechas y el tráfico limitado. Hay aparcamiento disponible fuera de las murallas de la ciudad, desde donde se puede caminar hasta la plaza en pocos minutos. La Piazza della Repubblica es un punto de encuentro ideal y un excelente punto de partida para descubrir los numerosos tesoros de Cortona, como la Catedral, el Museo Diocesano y las antiguas murallas etruscas.

4- La Fortaleza de Girifalco

La Fortezza del Girifalco es una impresionante fortaleza situada en lo alto de una colina en la ciudad de Cortona, en la región de la Toscana. Esta fortificación, construida en el siglo XVI bajo el mandato del gran duque de Toscana, Cosimo I de Medici, ha sido testigo de numerosos eventos históricos y ofrece una vista panorámica espectacular de Cortona y sus alrededores. La Fortezza del Girifalco es un testimonio de la rica historia de Cortona y una visita obligada para quienes deseen explorar la región.

La historia de la Fortezza del Girifalco se remonta a la época etrusca y romana, aunque la estructura actual fue construida en el siglo XVI. Durante siglos, la fortaleza ha sido modificada y restaurada, adaptándose a los cambios en las técnicas de defensa y las necesidades de la ciudad. Hoy en día, la Fortezza del Girifalco es un lugar de interés histórico y cultural, que ofrece a los visitantes la oportunidad de aprender sobre el pasado de Cortona y disfrutar de las impresionantes vistas.

La Fortezza del Girifalco está ubicada en la cima de una colina en la parte más alta de Cortona, lo que la convierte en un punto de referencia fácilmente reconocible. Para visitarla, es posible acceder a pie desde la Piazza della Repubblica en un corto pero empinado paseo. La fortaleza suele estar abierta al público de martes a domingo, desde las 10:00 hasta las 19:00 horas, aunque los horarios pueden variar según la temporada.

El precio de la entrada es de aproximadamente 5 euros para adultos y 3 euros para niños y estudiantes. Una vez dentro, los visitantes pueden explorar las murallas, las torres y los pasajes subterráneos, además de disfrutar de las exposiciones temporales y eventos que se llevan a cabo regularmente en la Fortezza del Girifalco.

5.- La Basílica de Santa Margherita

La Basílica de Santa Margherita es un impresionante edificio religioso situado en lo alto de la colina de Cortona, en la región de la Toscana. Esta basílica, dedicada a Santa Margherita de Cortona, la patrona de la ciudad, es un lugar de peregrinación y devoción para los creyentes y un magnífico ejemplo de la arquitectura gótica italiana. La basílica, construida en el siglo XIII y ampliada en el siglo XIV, alberga la tumba de la santa y ofrece a los visitantes la oportunidad de admirar sus hermosos frescos, su imponente fachada y sus espléndidas vistas de la ciudad y el valle circundante.

Santa Margherita de Cortona, una mujer que vivió en el siglo XIII, fue una penitente y mística franciscana que dedicó su vida a la oración y a la atención a los enfermos y necesitados. Después de su muerte, fue canonizada por el papa Benedicto XIII en 1728, y su tumba en la basílica es un lugar de veneración para los fieles. Además de la tumba de la santa, la basílica también alberga una serie de frescos de gran valor artístico e histórico, que narran la vida de Santa Margherita y otros episodios religiosos.

La Basílica de Santa Margherita se encuentra en la parte alta de Cortona, y su ubicación elevada la convierte en un punto de referencia visible desde varios lugares de la ciudad. Para llegar a la basílica, se puede tomar un camino empinado desde el centro de la ciudad, que tarda aproximadamente 20 minutos a pie. La basílica suele estar abierta todos los días desde las 7:00 hasta las 19:00 horas, aunque los horarios pueden variar en función de las festividades religiosas y eventos especiales. La entrada a la basílica es gratuita. Al visitar la Basílica de Santa Margherita, se recomienda llevar calzado cómodo y tener en cuenta las normas de decoro y respeto propias de un lugar de culto.

6.- El Museo Diocesano de Cortona

El Museo Diocesano de Cortona es un destacado museo de arte religioso situado en el centro histórico de la ciudad, en la región de la Toscana. Este museo, fundado en 1945, se encuentra en el antiguo complejo del Palacio Episcopal y está dedicado a la preservación y exposición de importantes obras de arte de la Iglesia Católica local. Su colección incluye pinturas, esculturas, objetos litúrgicos y reliquias que abarcan desde la época medieval hasta el Renacimiento, lo que lo convierte en un atractivo esencial para los amantes del arte y la historia.

Entre las obras más destacadas del museo se encuentra el célebre «Annunciazione» de Fra Angelico, una pintura al temple sobre tabla que representa el momento en que el Arcángel Gabriel anuncia a la Virgen María que dará a luz al hijo de Dios. Además, el museo alberga obras de otros artistas de renombre, como Pietro Lorenzetti, Bartolomeo della Gatta y Luca Signorelli, así como una rica colección de objetos litúrgicos, manuscritos y textiles antiguos.

El Museo Diocesano de Cortona se encuentra en la Piazza del Duomo, en el corazón de la ciudad, y es de fácil acceso a pie desde la mayoría de las principales atracciones turísticas. El museo suele estar abierto de martes a domingo, desde las 10:00 hasta las 17:00 horas, aunque los horarios pueden variar en función de la temporada y días festivos. La entrada general al museo tiene un costo de 5 euros, mientras que existen tarifas reducidas para estudiantes, personas mayores y grupos.

Para visitar el museo, se recomienda reservar al menos una hora y media para apreciar adecuadamente su rica colección y la belleza del edificio histórico en el que se encuentra. No se permite tomar fotografías con flash ni grabar videos dentro del museo, y se pide a los visitantes que respeten las normas de conducta establecidas.

7.- El MAEC – Museo de la academía Etrusca

El MAEC (Museo dell’Accademia Etrusca e della Città di Cortona) es un fascinante museo ubicado en el corazón de Cortona, en la Toscana, que se dedica principalmente a la historia y la cultura etrusca, así como a la historia local de la ciudad. Fundado en 1727 por la Accademia Etrusca, el museo ha ido enriqueciendo sus colecciones a lo largo de los años y ahora alberga más de 1.400 objetos que abarcan desde la época prehistórica hasta la Edad Media.

El MAEC se encuentra en el Palazzo Casali, un antiguo palacio construido en el siglo XIII y ampliado en los siglos siguientes. El museo se distribuye en cuatro plantas y alberga una amplia gama de exposiciones y colecciones, que incluyen esculturas, cerámicas, monedas, joyas, inscripciones y objetos funerarios etruscos. Una de las piezas más destacadas es el «Candelabro de Cortona», un candelabro etrusco de bronce del siglo V a.C. que fue descubierto en la ciudad en 1840. Además, el museo cuenta con una sección dedicada a la historia local de Cortona, donde se pueden apreciar restos arqueológicos, pinturas y documentos históricos.

El MAEC se encuentra en la Piazza Signorelli, en el centro histórico de Cortona, y es fácilmente accesible a pie desde otros lugares de interés turístico. El museo está abierto de martes a domingo, desde las 10:00 hasta las 19:00 horas, aunque los horarios pueden variar según la temporada y los días festivos. El precio de la entrada general es de 8 euros, mientras que hay tarifas reducidas para estudiantes, personas mayores y grupos. Se recomienda reservar al menos dos horas para visitar el museo y disfrutar de sus exposiciones y colecciones.

8.- La Iglesia de San Domenico

La Iglesia de San Domenico es un impresionante edificio religioso ubicado en la pintoresca ciudad de Cortona, en la Toscana. Fundada en el siglo XIII por la Orden de los Dominicos, esta iglesia gótica se erige como un ejemplo notable de la arquitectura religiosa toscana de la época. A lo largo de su historia, la Iglesia de San Domenico ha sido testigo de numerosos eventos importantes y ha experimentado diversas renovaciones y modificaciones.

La fachada de la iglesia es austera y característica del estilo gótico toscano, con una entrada sencilla y una gran ventana de rosetón que permite la entrada de luz natural al interior. En el interior, la iglesia de una sola nave alberga varias obras de arte significativas, entre las que destaca el famoso retablo de «La Anunciación» de Fra Angelico, una obra maestra del Renacimiento italiano. Además, se pueden apreciar pinturas y esculturas de otros artistas locales, como Bartolomeo della Gatta y Luca Signorelli.

La Iglesia de San Domenico está situada en la Via Berrettini, a pocos pasos del centro histórico de Cortona y cerca de otros puntos de interés como el MAEC y la Piazza Signorelli. La iglesia está abierta todos los días de la semana, con horarios que pueden variar según la temporada. La entrada es gratuita, aunque se agradece una donación para el mantenimiento y conservación del edificio y las obras de arte. Al visitar la Iglesia de San Domenico, se recomienda vestir de manera respetuosa y mantener un comportamiento adecuado, ya que se trata de un lugar sagrado.

9.- La Plaza Signorelli

La Piazza Signorelli es una de las plazas más emblemáticas y pintorescas de la encantadora ciudad de Cortona, situada en la región de la Toscana. Esta histórica plaza ha sido, a lo largo de los siglos, un punto de encuentro y un centro neurálgico para la vida social y cultural de la ciudad. Rodeada de edificios arquitectónicamente interesantes y con una atmósfera animada, la Piazza Signorelli es un lugar imprescindible para aquellos que visitan Cortona.

La plaza toma su nombre de Luca Signorelli, un destacado pintor renacentista originario de Cortona, cuyas obras se exhiben en varios museos y edificios de la ciudad. Uno de los edificios más notables en la Piazza Signorelli es el Palazzo Casali, un palacio del siglo XIII que fue la residencia de la noble familia Casali y que actualmente alberga el MAEC (Museo dell’Accademia Etrusca e della Città di Cortona). La plaza también está flanqueada por otros edificios históricos, como el Teatro Signorelli, construido en el siglo XIX y todavía en uso hoy en día, así como encantadoras tiendas, restaurantes y cafés, que ofrecen oportunidades para degustar la deliciosa cocina local.

La Piazza Signorelli se encuentra a poca distancia a pie de otros lugares de interés en Cortona, como la Piazza della Repubblica y la Catedral de Cortona.

Al visitar la Piazza Signorelli, tómese el tiempo para disfrutar de su ambiente y admirar los edificios históricos que la rodean. Además, no olvide visitar el MAEC y otros sitios cercanos, ya que ofrecen una visión más profunda de la rica historia y patrimonio cultural de Cortona.

10.- El Santuario de Santa Maria de las Gracias Calcinaio

El Santuario di Santa Maria delle Grazie al Calcinaio es un tesoro arquitectónico y espiritual ubicado en la pintoresca ciudad de Cortona, en la región de la Toscana. Construido entre 1484 y 1513, este santuario fue diseñado por el arquitecto Francesco di Giorgio Martini y es un ejemplo exquisito de la arquitectura renacentista. El santuario fue edificado en honor a una imagen milagrosa de la Virgen María, que se dice que fue encontrada en una bóveda de cal (calcinaio en italiano), de ahí el nombre del santuario.

Según la leyenda, la imagen de la Virgen apareció en 1484 en una bóveda de cal cerca de un río y fue la causa de varios milagros. En respuesta a estos eventos, la comunidad local decidió construir el santuario para venerar y proteger la imagen sagrada. El interior de la iglesia cuenta con una serie de notables frescos, pinturas y esculturas, así como un altar mayor diseñado por Andrea Sansovino, un famoso escultor del Renacimiento.

El Santuario di Santa Maria delle Grazie al Calcinaio se encuentra a las afueras de Cortona, a unos 2 km del centro de la ciudad. Se puede llegar fácilmente en coche, siguiendo las señales hacia el santuario desde el centro de Cortona, o caminando por un sendero panorámico que ofrece vistas espectaculares de la campiña toscana. El santuario está abierto al público todos los días y la entrada es gratuita, pero se agradecen las donaciones para el mantenimiento del edificio. Los horarios pueden variar, por lo que se recomienda verificarlos antes de planificar una visita. Al visitar el Santuario di Santa Maria delle Grazie al Calcinaio, tómese el tiempo para apreciar la arquitectura, el arte y el ambiente tranquilo y contemplativo que ofrece este lugar sagrado.

11.- El Eremo delle Celle

El Eremo delle Celle es un encantador y tranquilo monasterio ubicado en las afueras de Cortona, en la región de la Toscana, Italia. Fundado en 1211 por San Francisco de Asís, este eremitorio es un lugar de paz y contemplación que ha sido hogar de frailes franciscanos durante más de 800 años. El complejo está construido en un entorno natural impresionante, enclavado en las laderas boscosas de la montaña y rodeado por un paisaje sereno.

Según la leyenda, San Francisco de Asís llegó a Cortona en 1211 y decidió establecer un eremitorio en la ladera de la montaña. Se cree que él mismo construyó la primera celda, una pequeña estructura de piedra, en la que vivió durante un tiempo. Desde entonces, el Eremo delle Celle ha sido un lugar de retiro y oración para los frailes franciscanos. Los edificios del monasterio incluyen una serie de celdas pequeñas y humildes, una capilla, un molino de agua y jardines. El lugar destaca por su simplicidad y armonía con la naturaleza, siguiendo los ideales de San Francisco de Asís.

El Eremo delle Celle se encuentra a unos 5 km al norte del centro de Cortona y se puede llegar fácilmente en coche o a pie siguiendo un sendero señalizado desde la ciudad. Aunque el monasterio todavía está habitado por frailes franciscanos, está abierto al público todos los días de 9:00 a 12:00 y de 15:00 a 18:00, con entrada gratuita. Se recomienda respetar la tranquilidad del lugar y mantener un comportamiento apropiado durante la visita. Además, es importante tener en cuenta que, debido a su ubicación en la ladera de una montaña, el acceso al Eremo delle Celle puede ser un poco difícil para personas con movilidad reducida. Sin embargo, aquellos que visitan este lugar especial seguramente encontrarán una experiencia única de paz y conexión espiritual en un entorno natural espectacular.

12.- Siguiendo los pasos de Bajo el Sol de Toscana

La película «Bajo el sol de la Toscana» (2003) dirigida por Audrey Wells, basada en el libro homónimo de Frances Mayes, ha sido sin duda un éxito que ha contribuido a la fama de Cortona y a su atractivo turístico. A lo largo de la película, podemos apreciar la belleza de esta encantadora ciudad toscana y sus alrededores. Si eres fanático de la película, no puedes dejar de visitar los siguientes lugares en Cortona donde se rodaron algunas de las escenas más icónicas.

Piazza della Repubblica: Esta plaza es el corazón de Cortona y un punto de encuentro popular tanto para locales como para turistas. La escena en la que Frances (Diane Lane) compra su casa en Toscana, llamada «Bramasole», se desarrolla aquí, en las escalinatas del Palazzo Comunale. Es un lugar perfecto para tomar un café o un aperitivo mientras disfrutas del ambiente animado de la plaza.

Via Nazionale: Esta calle, también conocida como «Rugapiana», es una de las principales arterias de Cortona y aparece en varias escenas de la película. Pasear por esta calle te permitirá admirar las coloridas fachadas de las casas y visitar algunas de las tiendas locales y galerías de arte.

Villa Laura: Aunque la casa «Bramasole» de la película es ficticia, la villa donde se rodaron las escenas exteriores se llama Villa Laura y se encuentra en las afueras de Cortona. Aunque no está abierta al público, puedes admirarla desde la distancia y apreciar su arquitectura típica de la Toscana.

Teatro Signorelli: Situado en la Piazza Signorelli, este teatro histórico es otro lugar emblemático que aparece en la película. Es posible disfrutar de eventos culturales y representaciones artísticas que se realizan en el teatro durante el año.

La Chiesa di Santa Maria delle Grazie al Calcinaio: Aunque no aparece directamente en la película, esta hermosa iglesia del siglo XV es una de las localizaciones cercanas a la villa ficticia de Bramasole. La iglesia es accesible para visitantes y ofrece vistas panorámicas de Cortona y sus alrededores.

Visitar estos lugares te permitirá revivir la magia de «Bajo el sol de la Toscana» y experimentar la belleza de Cortona y su encanto único. Además, explorar los alrededores de la ciudad te brindará la oportunidad de descubrir otros rincones pintorescos que te harán sentir como si estuvieras en la película.

Tabla de contenidos

Si te ha gustado este artículo ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *