Que ver en Bellagio en 15 imprescindibles (Lago de Como)

En el corazón del Lago de Como, conocido por su extraordinaria belleza y sus imponentes villas, se encuentra Bellagio, un encantador pueblo que sin duda te dejará sin aliento. A menudo llamada la «Perla del Lago», Bellagio es un destino imprescindible para cualquiera que visite el norte de Italia. Su ubicación única, en la península que divide el lago en sus dos brazos, hace que este pintoresco pueblo sea el lugar perfecto para disfrutar de vistas panorámicas y sumergirse en la auténtica atmósfera italiana.

Desde las majestuosas villas con sus exquisitos jardines hasta las estrechas y empedradas calles que serpentean a través del casco antiguo, Bellagio ofrece una experiencia inolvidable para los viajeros. Entre sus atracciones más destacadas se encuentran la Villa Melzi y la Villa Serbelloni, ambas rodeadas de magníficos jardines con vistas al lago. No te pierdas la oportunidad de pasear por las orillas del Lago de Como y contemplar la mezcla de colores que se reflejan en sus aguas cristalinas.

Bellagio es también el punto de partida ideal para explorar otros encantadores pueblos y ciudades a lo largo del lago, como Varenna y la ciudad de Como. Sin embargo, no subestimes el encanto de quedarse en el pueblo y disfrutar de sus iglesias históricas, sus pequeñas plazas y sus exclusivas tiendas. No importa cuánto tiempo pases en Bellagio, te garantizamos que quedarás cautivado por su belleza y su ambiente relajado, deseando volver una y otra vez.

1.- Visita la Villa Melzi de Bellagio

La Villa Melzi es una de las joyas más resplandecientes de Bellagio y un monumento nacional de Italia. Esta magnífica villa neoclásica, que se asienta a lo largo de la orilla del Lago de Como, fue construida entre 1808 y 1810 por el arquitecto Giocondo Albertolli para Francesco Melzi d’Eril, un destacado político italiano y vicepresidente de la República Italiana Napoleónica.

La villa está rodeada por un impresionante jardín de estilo inglés que se extiende a lo largo de la orilla del lago. Este jardín, considerado uno de los más hermosos de Europa, está lleno de azaleas, rododendros y antigüedades egipcias y etruscas, creando un escenario verdaderamente mágico. Las estatuas que adornan el jardín parecen cobrar vida bajo la luz del sol, mientras que las vistas panorámicas del lago son simplemente impresionantes.

Además de la villa y el jardín, la propiedad alberga un pequeño museo en el Orangerie que exhibe una colección de artefactos y recuerdos de la época napoleónica. La capilla neoclásica dedicada a San Carlos Borromeo, que alberga las tumbas del Duque Francesco Melzi d’Eril y su esposa, también es digna de una visita.

La Villa Melzi está ubicada en la orilla este de Bellagio, a un corto paseo a lo largo del lago desde el centro del pueblo. Está abierta al público desde finales de marzo hasta finales de octubre. Los horarios de apertura son de 9:30 am a 6:30 pm, y el último ingreso permitido es a las 6:00 pm. Los precios de las entradas son de €6,50 para adultos y €4,50 para niños y jóvenes de 12 a 18 años. Los niños menores de 12 años entran gratis.

Cuando visites la Villa Melzi, asegúrate de llevar tu cámara para capturar la belleza del lugar. Es un verdadero oasis de paz y tranquilidad, perfecto para un paseo relajante o un picnic en los cuidados céspedes. La Villa Melzi es un testimonio del esplendor y la elegancia del pasado de Italia, y su visita es imprescindible para cualquier viajero en Bellagio.

2.- Villa Serbelloni

La Villa Serbelloni es otra joya del patrimonio de Bellagio, un lugar histórico que combina la elegancia de una gran mansión con la belleza natural de sus jardines y vistas panorámicas al Lago de Como. El origen de la Villa Serbelloni se remonta al periodo romano, pero la estructura actual fue construida en el siglo XV, pasando por diferentes etapas de transformaciones hasta alcanzar su aspecto actual.

Los jardines de la villa cubren una vasta área de la península de Bellagio y son famosos por su vegetación exuberante, que incluye una gran variedad de plantas y árboles de todo el mundo. Los caminos serpenteantes te llevan a través de los jardines, ofreciendo vistas espectaculares del Lago de Como y las montañas circundantes en cada giro.

Aunque la Villa Serbelloni actualmente pertenece a la Fundación Rockefeller, que la utiliza como un centro de conferencias y no permite visitas al interior de la villa, los jardines están abiertos al público. Las visitas a los jardines se realizan solo con guías autorizados por la Fundación, que te llevarán a través de la extensa red de senderos, mientras te explican la rica historia y botánica del lugar.

La Villa Serbelloni está ubicada en la parte alta de Bellagio, y se puede llegar a ella a través de un corto pero empinado camino desde la Plaza de la Iglesia. Las visitas guiadas a los jardines de la Villa Serbelloni están disponibles desde principios de abril hasta principios de noviembre, dos veces al día, a las 11:00 am y a las 3:30 pm, excepto los lunes. Los boletos cuestan €9 por persona y se pueden comprar en la oficina de turismo de Bellagio.

Visitar la Villa Serbelloni es como dar un paseo por la historia, en un entorno de una belleza natural incomparable. Asegúrate de llevar tu cámara para capturar las vistas panorámicas y el encanto de los jardines. Sin duda, la Villa Serbelloni es una visita obligada en tu viaje a Bellagio.

3.- La Basílica de San Giacomo

La Basílica de San Giacomo es uno de los tesoros arquitectónicos más antiguos y valiosos de Bellagio. Esta hermosa iglesia, construida en estilo románico lombardo, fue erigida entre los siglos XI y XII, aunque algunas fuentes sugieren que la iglesia puede haber sido construida sobre una capilla preexistente que data del siglo IX.

La basílica es conocida por su impresionante fachada de piedra con un rosetón y tres arcos. En su interior, los visitantes pueden admirar los delicados frescos, los altos arcos de piedra y el altar mayor, que está dominado por un magnífico crucifijo de madera del siglo XII. Entre sus tesoros, la iglesia alberga un púlpito de mármol del siglo XII y algunos frescos medievales bien conservados.

La Basílica de San Giacomo está situada en la Plaza de San Giacomo, en el corazón del casco antiguo de Bellagio. Aunque la iglesia no tiene horarios de apertura fijos, generalmente está abierta durante el día para los visitantes y los servicios religiosos. La entrada es gratuita, pero se aceptan donaciones para el mantenimiento de la iglesia.

Visitar la Basílica de San Giacomo te ofrece la oportunidad de sumergirte en la historia y la espiritualidad del antiguo Bellagio. Ya sea que te maravilles ante su arquitectura, explores sus tesoros artísticos o simplemente te sientes en silencio para reflexionar, esta iglesia histórica es un lugar tranquilo y evocador que vale la pena visitar durante tu estancia en Bellagio.

4.- Plaza de San Giacomo

La Plaza de San Giacomo, conocida en italiano como Piazza San Giacomo, es el corazón vibrante de Bellagio y uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Esta pintoresca plaza está bordeada de edificios históricos, cafeterías encantadoras y tiendas de recuerdos, lo que la convierte en un punto de encuentro popular tanto para los lugareños como para los turistas.

La plaza lleva el nombre de la Basílica de San Giacomo, que domina con su presencia imponente un extremo de la plaza. Este espacio ha sido durante siglos el centro de la vida comunitaria de Bellagio, y ha sido testigo de innumerables festividades, mercados y encuentros sociales.

La Piazza San Giacomo está situada en el casco antiguo de Bellagio, un laberinto de callejuelas empedradas y escalinatas que se elevan desde el puerto. La plaza está abierta al público las 24 horas del día, los 7 días de la semana y la entrada es gratuita. Aquí no solo puedes admirar la basílica y otros edificios históricos, sino también sentarte en uno de los cafés al aire libre para disfrutar de un capuchino o un gelato mientras observas el ir y venir de la gente.

Un paseo por la Piazza San Giacomo te sumerge en la atmósfera auténtica de la Italia del lago. Tómate el tiempo para pasear, hacer compras o simplemente sentarte y disfrutar del ambiente. Este encantador espacio público te invita a ralentizar y disfrutar de los placeres simples de la vida en Bellagio.

5.- Paseo por el Lago de Como

Nada encapsula la belleza y el encanto de Bellagio mejor que un paseo en barco por el impresionante Lago de Como. Este lago, uno de los más profundos de Europa, ha sido una fuente de inspiración para artistas, poetas y viajeros a lo largo de los siglos, y un paseo por sus aguas es una forma inmejorable de apreciar su belleza.

Desde Bellagio, que se encuentra en el punto donde los tres brazos del Lago de Como se encuentran, puedes embarcarte en un viaje por el lago que te permitirá disfrutar de vistas panorámicas de las villas históricas, los jardines florecientes y las montañas majestuosas. A medida que el barco se desliza por el agua, podrás ver pueblos pintorescos y villas opulentas que salpican la costa, cada una con su propia historia y leyendas.

Los barcos y ferris parten regularmente desde el puerto de Bellagio, que está situado cerca del centro del pueblo. Los horarios varían según la temporada y el día de la semana, pero generalmente hay servicios frecuentes durante el día, desde las primeras horas de la mañana hasta el anochecer. Los precios de los billetes dependen de la distancia y del tipo de barco, pero un viaje de ida y vuelta a un pueblo cercano puede costar alrededor de €10-€15 por persona.

Para aprovechar al máximo tu paseo por el Lago de Como, te sugerimos que te prepares para el clima cambiante, ya que puede hacer fresco en el lago incluso en verano. No olvides tu cámara para capturar las impresionantes vistas, y si tienes tiempo, considera la posibilidad de bajarte en uno o dos pueblos en el camino para explorar. Un paseo por el Lago de Como desde Bellagio es una experiencia verdaderamente memorable que te permitirá apreciar la belleza única y la atmósfera romántica de esta región de Italia.

6.- Los Jardines de Villa Melzi

Los Jardines de Villa Melzi son un verdadero oasis de tranquilidad y belleza a orillas del Lago de Como, ubicados en la periferia de Bellagio. Estos jardines, que fueron creados entre 1808 y 1810 para el duque Francesco Melzi d’Eril, un político italiano y vicepresidente de la República italiana fundada por Napoleón, son un ejemplo perfecto de jardín inglés, lleno de rarezas botánicas y puntos de vista impresionantes.

Al recorrer estos jardines, los visitantes pueden admirar una variedad de árboles y plantas exóticas, estatuas neoclásicas, pequeños puentes, estanques y un encantador pabellón moresco. Uno de los puntos destacados del jardín es el Museo de Artefactos Napoleónicos, que alberga una colección de objetos de la era napoleónica. No te pierdas la capilla de la familia Melzi, un pequeño templo neoclásico que alberga los restos de la familia Melzi.

Los Jardines de Villa Melzi están ubicados a lo largo de la orilla del lago, a un corto paseo del centro de Bellagio. Los jardines están abiertos al público desde finales de marzo hasta finales de octubre, de 9:30 a 18:30 todos los días. La entrada cuesta 6,50 euros por adulto, y hay descuentos disponibles para niños y grupos.

Una visita a los Jardines de Villa Melzi es una experiencia encantadora y relajante. Te sugerimos que te tomes tu tiempo para pasear por los senderos, disfrutar de las vistas del lago, descubrir las esculturas y plantas, y tal vez hacer un picnic en una de las áreas designadas. Esta joya verde es una parada obligatoria en tu visita a Bellagio, un lugar para perderse en la belleza natural y la historia.

7.- La Punta Spartivento

La Punta Spartivento, también conocida como «La Punta» por los lugareños, es uno de los lugares más emblemáticos de Bellagio. Este es el punto exacto donde los tres brazos del Lago de Como se encuentran, y ofrece unas vistas panorámicas inigualables del lago y las montañas circundantes.

La Punta Spartivento ha sido durante siglos un lugar de encuentro para los habitantes de Bellagio. En la antigüedad, se decía que este era el lugar donde los pescadores se reunían para decidir a qué parte del lago irían a pescar según la dirección del viento. Hoy en día, es un lugar favorito para los turistas y los lugareños que buscan disfrutar de las impresionantes vistas y la brisa refrescante del lago.

La Punta Spartivento se encuentra al final del paseo de Bellagio, a unos 10 minutos a pie del centro del pueblo. El parque está abierto al público todo el día, todos los días, y la entrada es gratuita. Aquí, puedes relajarte en uno de los bancos, hacer un picnic, o simplemente sentarte en el césped y disfrutar de la vista.

Visitar la Punta Spartivento es una experiencia que no puedes perderte durante tu estancia en Bellagio. Tanto si decides visitarla al amanecer para disfrutar de la tranquilidad del lago, como si prefieres hacerlo al atardecer para ver cómo las luces del sol se reflejan en las aguas, esta es una parada obligatoria en tu viaje por la región del Lago de Como.

8.- El Museo de los Navegantes

El Museo de los Navegantes, conocido en italiano como Museo degli Strumenti per la Navigazione, es un tesoro oculto en Bellagio que seguramente deleitará a los amantes de la historia y la navegación. Este fascinante museo alberga una vasta colección de instrumentos de navegación antiguos y modernos, que trazan la evolución de la ciencia de la navegación a lo largo de los siglos.

El museo fue fundado por Luigi Falconi, un apasionado coleccionista y experto en navegación, y abrió sus puertas al público en 1988. Desde brújulas y sextantes hasta mapas y cronómetros marinos, los objetos en exhibición en el museo cuentan la historia de cómo los navegantes han explorado y mapeado el mundo. Las explicaciones claras y detalladas hacen que la visita sea accesible incluso para los visitantes que no tienen conocimientos previos de navegación.

El Museo de los Navegantes se encuentra en el corazón de Bellagio, en la Piazza della Chiesa. El museo está abierto de abril a octubre, de martes a domingo, de 10:00 a 12:30 y de 14:30 a 18:30. La entrada cuesta 5 euros por adulto, y hay descuentos disponibles para niños y grupos.

Si decides visitar el Museo de los Navegantes, te recomendamos que dediques al menos una hora a explorar sus exposiciones. El personal amable y conocedor estará encantado de responder a tus preguntas y proporcionarte información adicional. Este museo único es una joya de Bellagio y una visita obligada para cualquier persona interesada en la historia de la navegación.

9.- Salita Serbelloni

La Salita Serbelloni es uno de los puntos panorámicos más encantadores de Bellagio, que ofrece vistas impresionantes del Lago de Como y los montes circundantes. Este camino adoquinado y empinado es en realidad una antigua ruta romana y se ha convertido en una de las atracciones turísticas más populares de la ciudad debido a las vistas panorámicas que ofrece.

A medida que te adentras en la Salita Serbelloni, pasarás por antiguas residencias, pintorescas tiendas de artesanía y restaurantes que sirven deliciosas especialidades locales. Aunque la subida puede ser un poco desafiante, te aseguramos que las vistas desde la cima valen la pena. Desde aquí, puedes tener una vista panorámica del centro del lago y las ramas de Lecco y Como.

La Salita Serbelloni comienza cerca del puerto de Bellagio, en la Piazza Mazzini, y se extiende hasta la cima de la colina donde se encuentra la Villa Serbelloni. La ruta está abierta al público todo el día, todos los días, y la entrada es gratuita.

Para visitar la Salita Serbelloni, te recomendamos que lleves calzado cómodo debido a la pendiente del camino. Asegúrate de llevar tu cámara para capturar las vistas increíbles desde la cima. Y no olvides detenerte en uno de los cafés o restaurantes a lo largo del camino para disfrutar de un refresco o una comida mientras admiras las vistas. Sin duda, una caminata por la Salita Serbelloni es una de las mejores formas de apreciar la belleza natural de Bellagio y el Lago de Como.

10.- Iglesia de San Giovanni Battista

La Iglesia de San Giovanni Battista, situada en la pintoresca aldea de Visgnola en Bellagio, es una joya de la arquitectura religiosa que data del siglo XVII. Esta pequeña pero encantadora iglesia es famosa por su impresionante fresco de la Última Cena, considerado uno de los más bellos de la región del Lago de Como.

El edificio original de la iglesia fue construido en el siglo XI, aunque la estructura actual data del siglo XVII. En su interior, los visitantes pueden admirar hermosos frescos que representan la vida de San Juan Bautista, así como una serie de valiosas pinturas y esculturas de los siglos XVII y XVIII. El fresco de la Última Cena, pintado por Tagliaferri en el siglo XIX, es sin duda el punto culminante de la visita.

La Iglesia de San Giovanni Battista está situada en la Via Visgnola, a unos 2 km del centro de Bellagio. La iglesia está generalmente abierta los domingos para la misa, pero los visitantes también pueden solicitar una visita durante la semana contactando con la parroquia. La entrada es gratuita, aunque se agradece una donación para ayudar al mantenimiento de la iglesia.

Visitar la Iglesia de San Giovanni Battista es una oportunidad para sumergirse en la historia y la cultura de Bellagio, y para apreciar algunas obras de arte religioso realmente notables. Ya sea que estés interesado en la historia, el arte o la arquitectura, esta iglesia es una parada obligatoria en tu viaje por Bellagio.

11.- La Torre delle Arti de Bellagio

Torre delle Arti Bellagio, es un vibrante centro cultural y artístico ubicado en el corazón de la ciudad. Este espacio multifuncional alberga una variedad de eventos culturales, desde exposiciones de arte y fotografía hasta representaciones teatrales y conciertos de música en vivo.

La Torre delle Arti es en realidad un antiguo convento que data del siglo XVIII, que ha sido meticulosamente restaurado y convertido en un espacio para la cultura y las artes. La torre, que da nombre al lugar, es uno de los pocos restos de las antiguas murallas de la ciudad y ofrece una vista panorámica de Bellagio y el Lago de Como.

La Torre delle Arti se encuentra en la Via Garibaldi, en el centro de Bellagio. El horario de apertura varía según el evento, por lo que es mejor consultar su sitio web oficial o ponerse en contacto con ellos directamente para obtener información actualizada. Los precios también varían dependiendo del evento, aunque muchas exposiciones son gratuitas.

Visitar la Torre delle Arti es una excelente manera de sumergirse en la escena cultural local y apreciar el talento de los artistas locales e internacionales. Con su variada programación de eventos, seguro que encontrarás algo que te interese, ya sea una exposición de pintura, una obra de teatro o un concierto de música clásica. Este es un lugar imprescindible para cualquier amante de la cultura que visite Bellagio.

12.- El Lido de Bellagio

El Lido di Bellagio es un vibrante club de playa situado en la orilla del Lago de Como, que se ha convertido en un lugar de encuentro para los turistas y locales por igual. Este elegante establecimiento ofrece una combinación única de relajación y diversión, con su hermosa playa de arena, piscina, restaurante y bar.

Situado en un lugar privilegiado con vistas panorámicas al lago y a las montañas, el Lido di Bellagio es el lugar perfecto para pasar un día bajo el sol italiano. Puedes relajarte en una de las tumbonas de la playa, darte un refrescante chapuzón en la piscina o el lago, y disfrutar de una deliciosa comida o un cóctel en el restaurante o el bar.

El Lido di Bellagio se encuentra en la Via Pescallo, a pocos pasos del centro de la ciudad. Está abierto desde la primavera hasta el otoño, generalmente desde las 10:00 hasta la medianoche. Los precios varían dependiendo de los servicios que elijas. La entrada a la playa cuesta alrededor de 10 euros, que incluye el uso de una tumbona y una sombrilla.

Si decides visitar el Lido di Bellagio, te recomendamos que llegues temprano para asegurarte un buen lugar en la playa. No olvides llevar tu traje de baño y protector solar. Y si te apetece algo más activo, el club también ofrece alquiler de kayaks y paddleboards. Sin duda, el Lido di Bellagio es uno de los lugares más populares de la ciudad para disfrutar del sol, el agua y la increíble belleza del Lago de Como.

13.- Paseo por el Borgo Antico

2 / 2

El Borgo Antiguo de Bellagio, también conocido como el casco antiguo, es el corazón histórico de la ciudad y un lugar imprescindible para cualquier visitante. Este encantador barrio, con sus estrechas calles adoquinadas, pintorescas plazas y coloridas casas, ofrece un vistazo a la vida tradicional en esta parte del Lago de Como.

El Borgo Antiguo se encuentra en la punta de la península de Bellagio, entre las dos ramas del lago. Aquí encontrarás una gran cantidad de tiendas de artesanía local, cafeterías, restaurantes y bodegas, así como varios edificios históricos, como la Basílica de San Giacomo y la Torre delle Arti.

Una de las características más distintivas del Borgo Antiguo son las escaleras cubiertas de piedra, conocidas como «salite», que suben desde la orilla del lago hasta la parte superior de la ciudad. Estas escaleras, que alguna vez fueron las rutas principales a través de la ciudad, son ahora una de sus atracciones turísticas más populares.

El Borgo Antiguo es de libre acceso y puede ser visitado en cualquier momento. Sin embargo, para disfrutar al máximo de tu visita, te recomendamos que vayas durante el día cuando las tiendas y los restaurantes están abiertos.

Para visitar el Borgo Antiguo, simplemente dirígete al centro de Bellagio y comienza a explorar. Puedes seguir uno de los muchos mapas disponibles en línea, o simplemente perderte en las encantadoras calles y descubrir sus tesoros a tu propio ritmo. No importa cómo decidas explorarlo, estamos seguros de que te enamorarás del encanto y la belleza del Borgo Antiguo de Bellagio.

14.- Visita a la cercana ciudad de Como

15.- Visita Varenna

Tabla de contenidos

Si te ha gustado este artículo ¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *